No demandarás a la UNAM

De esas casualidades de la vida, un buen amigo nos presentó. Cuando me contó que había trabajado con X, no podía creer mi suerte. Le pregunté por qué ya no trabajaba con él y comenzó su explicación:

– “Era un buen tipo, muy luchón, algunos hasta lo admirábamos, pero hace unos años empezó a pelear con todo y contra todos, similar a su papá ¿lo recuerdas? Y si no opinabas como él, estabas en su contra. Se alejó de familia y amigos, incluso se percibía tenía un complejo de inferioridad. Cree que todo es pelear, hasta demandó a la UNAM.

– ¿Pero cómo? ¿a la UNAM? ¿no estudió ahí?

– Así es, pero tras años de dar clases empezó a dedicarse a todo menos a trabajar, faltaba todo el tiempo y terminó bien peleado. Demandó a la UNAM en 2010 inventando que tenía la asignatura y que era un profesor ejemplar, que tenía un sueldo más alto del real y más prestaciones siendo que era profesor interino. Cuando le quitaron las clases incluso amenazó al entonces Director de la Facultad de Derecho. Hasta un acta por violencia se levantó.

Claro que Neri inventó que él había sido el afectado. La UNAM contestó la demanda, pero Neri se dedicó a alargar y complicar el juicio.

– ¿Y cómo terminó el juicio?, le pregunto

– No dudo que siga. En una de esas logra “convencer” al Presidente de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje y termina recibiendo una buena cantidad hasta por salarios caídos…

Si, el 14 de mayo de 2010, Jesús Samuel Neri Gutiérrez presentó una demanda laboral en contra de Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la Universidad Nacional Autónoma de México por el pago de prestaciones por rescisión de la relación laboral. El juicio quedó radicado bajo el número de expediente 360/2010. Las prestaciones reclamadas, entre otras, son los salarios caídos; 120 días de salario; 20 días de trabajo por año; indemnización; pago de prima de antigüedad; vacaciones y prima vacacional.

Los representantes legales asentados en la demanda fueron: Lic. Juan José González, Lic. Esteban Cantú-Espinoza, Lic. Rubén Israel Martínez Medina, Lic. Griseida Garcia Dominguez, Lic. Adriana Oliver Rangel y Armando Rivera Vázquez.

La justificación de la demanda se basó en que el demandado alegó acoso, hostigamiento y persecución de algunos funcionarios de la Facultad, ya que supuestamente inventaron actos en su contra (más de tres faltas injustificadas en la impartición de su cátedra en un mes), porque el acta que le notificaba el inicio de la investigación administrativa contenía la precisión acerca de que al acumular tres faltas, era procedente la rescisión del contrato. Además, indica el actor, la fecha de la audiencia se fijó fuera de su horario de clases, hecho que contraviene el Contrato Colectivo de Trabajo del Personal.

¿Quieres consultar la demanda de Jesús Samuel Neri contra la UNAM?

Dale click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *