¿Quién es Jesús Samuel Neri Gutiérrez?

Es un abogado corrupto quien, si llega a caer en su radar, no dudará en utilizar sus estructuras de empresas fantasma y redes de complicidad con jueces de la Ciudad de México para demandarlo por el mero hecho de poder obtener dinero.

Ese es Jesús Samuel Neri Gutiérrez, un abogado corrupto quien, desde Neri Abogados Asociados, S.C. ha logrado extorsionar a sus ex clientes y burlar al SAT por medio de las empresas E-Volution Export Import, ISC Administradora de Cartera, Mendiola y Kaufer Motriz, Forza Recursos, Infraestructura Ulter, Queranda, Vrunger, Rchepe Contructora, Sparza Suministros, Hukoconstrucciones, Tuto Comercializadora y Monrat entre otras.

Un abogado corrupto que utiliza domicilios tanto en Bosques de las Lomas como en Iztapalapa.

Hay gente para la que la clave del éxito es saber arreglárselas, mover bien sus piezas, actuar sin escrúpulos ni moral, enriquecerse a toda costa, conseguir sus objetivos sin importar si para esto tienen que mentir, engañar, calumniar, injuriar y dañar a otros. Pero no, no todo se puede conseguir con dinero y esta es una historia de traición, engaños y resentimientos.

¿Hasta dónde es capaz de llegar alguien por ambición?, la historia está llena de personajes que traicionaron a quienes más confiaban en ellos, ya sea por dinero, fama o poder. La traición acompaña al hombre desde que es hombre, puesto que los rencores por dominio, procreación, territorio y comida debieron desarrollarse a la vez que la inteligencia y, sin embargo, aún hay algunos actos de perjurio que parecen inhumanos e imperdonables. Traicionar es un acto alevoso y cruel.

Jesús Samuel Neri Gutiérrez, nunca fue lo que se dice un tipo con estrella, de ningún modo había sido el mejor en nada, toda su vida se había mantenido a la mitad de la tabla. Su infancia había sido medianamente feliz, su etapa escolar medianamente aceptable, con una inteligencia mediana, un interés mediano y medianos resultados. Navegó desde temprana edad en el clima de la mediocridad, no tenía características personales que le permitieran distinguirse en la sociedad y vivía en el mismo fardo de rutinas, prejuicios y domesticidades que la mayoría. Aprendió a vivir de panzazo.

Estudió Derecho y sus padres en ello depositaron sus esperanzas de que sobresaliera, ya que habiendo sido su padre un juez, él contaría, por lo menos, con los empalmes necesarios para ir subiendo… o trepando. Sin embargo, y muy a pesar de los esfuerzos de sus padres y de sus vanos intentos por conseguir un lugar respetado en el gremio, Jesús Samuel Neri Gutiérrez tuvo como mayor logro laboral dedicarse a cobranza judicial para algunas empresas transnacionales, es decir, se convirtió en un cobrador de puerta en puerta.

Jesús Samuel Neri Gutiérrez es un hombre entrado en los cincuenta, con un divorcio a cuestas, una vida gris, pocas opciones de que eso cambiara y una gran necesidad de negar esa realidad. Jesús Samuel Neri Gutiérrez y su actual pareja estaban cansados de no tener el nivel social y económico que habían deseado.

Jesús Samuel Neri Gutiérrez es un hombre ambicioso pero torpe y estaba cosechando toda una vida de sembrar malas decisiones. Hace algunos años incursionó en una nueva faceta. Sin tener un entrenamiento adecuado previo decidió adentrarse al mundo de la natación en mar abierto y encontró en ello algo que parecía apasionarle, aunque también fue muy frustrante, ya que después de toda una vida intentando sobresalir en el Derecho, resultó ser que eso no era ni siquiera lo que en verdad lo entusiasmaba; llevaba décadas poniendo sus energías y esfuerzos en convertirse en algo que no sería nunca: un prominente abogado que, apoyado por los contactos de su padre, se ganaría un lugar en la sociedad. Pero, en fin, la natación fue una pequeña luz en un medio de una mediocre vida de sombras. Sus clientes, al enterarse de esto, decidieron apoyarlo, tras varios años trabajando con ellos, de una u otra forma se había ganado su confianza, así que, aunque su recién descubierto amor por el deporte lo alejó de sus compromisos, recibió el respaldo de sus clientes para conseguir ese triunfo deportivo, dejando pasar muchas veces por alto el hecho de que Jesús Samuel Neri Gutiérrez no estaba cumpliendo a cabalidad con sus obligaciones.

El deporte enaltece, dicen, lo que no te dicen es que la sed de triunfo envilece incluso al más bueno. Si bien es cierto que cuando comenzó a nadar recolectó logros como cruzar el Canal de la Mancha siendo el mexicano número 22 en alcanzar esta hazaña de manera individual y el tercero con la Triple Corona de aguas abiertas, reto que complementan la Isla de Manhattan y el Canal de Catalina en una sola temporada, también es verdad que fue un éxito efímero. Los factores pudieron ser diversos, pero el hecho de que cubriera los gastos con sus propios recursos puede haber sido definitorio; y es que ser un deportista de alto rendimiento no sólo es un trabajo de tiempo completo, sino que implica una inversión económica altísima en alimentación, médicos, asesores, entrenadores, viajes y un largo y costoso etcétera.

Arrastrado por su precaria y problemática situación económica ideó una nueva forma de hacer negocios al amparo de sus conocidos en el poder judicial y, aprovechando que dominaba el cómo trabajaban sus clientes, concibió un plan para beneficiarse de su confianza y, sin dejo de ética, conseguir por medio de extorsiones y abusos lo que nunca pudo conseguir con trabajo honesto. Quería más, él siempre quería más; empezaría probando pequeños mecanismos legales, dando golpes de uno en uno para hacerse de suficiente dinero como para no tener que trabajar nunca más.

Años atrás, Jesús Samuel Neri Gutiérrez trabajaba como profesor en la Universidad Nacional Autónoma de México, sin embargo, a causa de los entrenamientos y viajes que realizaba para cruzar el Canal de la Mancha descuidó sus labores, empezó a faltar, a incumplir con sus deberes y un día perdió su trabajo. La ira se apoderó de él, no iba a permitir que lo corrieran, se defendería con uñas y dientes. O mejor aún, sacaría provecho de esa situación, demandaría cobardemente a la Universidad, la amada institución que le había permitido conservar algo de prestigio. Al llevar a cabo esta acción estaba yendo en contra de todo lo que los universitarios creen, estaba traicionando su esencia.

Como buen abogado, que no un abogado bueno, sabía reconocer al dedillo los resquicios de la ley y estaba haciendo todo lo que estaba en sus manos para alargar el proceso. Él demandó a la institución educativa en la que llevaba siendo profesor años, por haberlo despedido injustificadamente, aunque bien sabía que era cierto que había faltado a su trabajo y que justificación sí había, claro, para él era mas importante entrenar que cumplir con sus deberes como profesor, y por supuesto, con sus obligaciones como abogado. El juicio llevaba 8 años, pero a pesar de ello seguía en una misteriosa etapa inicial. Su actual esposa pensaba que él no había decidido darle final a la historia, sin saber que sus planes eran más sagaces que eso, él lo que quería era llevarlo hasta las últimas ramificaciones para que la Universidad tuviera que pagarle todos esos años de sueldos caídos. Era el plan perfecto, podría entrenar de tiempo completo y por fin tener éxito en algo,  y le pagarían su sueldo por un trabajo que no había realizado.

Un ejemplo de ello fue su probable participación en el fraude de la Financiera Planfía cuando, al estar a cargo de la cobranza de cartera vencida, no alertó a sus “clientes” sobre la inusual composición de la misma y pudiera así, haberse generado una alerta para los accionistas, proveedores y clientes sobre los créditos que, al ser incobrables, claramente eran parte de un fraude que llevó a la Unidad de Inteligencia Financiera a congelar las cuentas de José de Jesús Venegas Blancarte, Director General de Planfía.

Las leyes no siempre están diseñadas para hacer justicia, y nadie mejor que Jesús Samuel Neri Gutiérrez para saber que la mayoría de las veces la leyes estarán de lado de quien las conoce y puede manipularlas y no de quien tiene la razón y mucho menos de quien ha actuado de manera correcta. 8 años de sueldos caídos, más una jugosa compensación por lo que él llamaba “Daño moral”, serían un buen comienzo para solucionar sus graves problemas financieros sin demasiado esfuerzo.

Un buen día, su esposa le dijo que tenía una idea para ahorrar mucho dinero. Él se mostró tan curioso como interesado.

–Estuve pensando en la cuestión esa de la pensión de tus hijas, ¿recuerdas? De verdad creo que tu ex mujer puede hacerse cargo de ellas y no me parece justo que les tengas que dar nuestro dinero. No quiero que les sigas dando pensión, yo sé que tú puedes encontrar una manera de pedirle a los amigos de tu papá que te echen la mano para no volver a darles un solo peso.  Se me ocurre que yo puedo demandarte a ti y a ellas, fingimos que tú y yo traemos pleito y ya, si ellas creen que te quité el dinero a ti, entonces no te lo podrán exigir y tú y yo nos quedamos con todo. Seguro que nos podemos brincar algunas instancias y procedimientos. Ganar un juicio de pensión alimenticia es pan comido para alguien con tus contactos.

A los pocos días, el caso ya estaba en el Juzgado 14 de lo Familiar, casualmente, el mismo en el que poco antes Jesús Samuel Neri Gutiérrez había llevado una demanda de pensión alimenticia en favor de una clienta para la que sospechosamente  consiguió una retribución de más de un millón de Pesos mensuales. Una sentencia irracional y que debió dejarle sustanciosos honorarios. Una sentencia que no podría explicarse sin sus oscuras relaciones dentro del sistema.

Desde la demanda de la UNAM, siguiendo con la de la pensión alimenticia de sus hijas y de su clienta, Jesús Samuel Neri Gutiérrez se dedicó a demandar a todo mundo a diestra y siniestra, encontró su mina de oro en los recovecos del sistema judicial amparado por las influencias de su padre. Su estrategia era tan sencilla como efectiva: presentar un elevado número de demandas en juzgados de diferentes Estados, a sabiendas de que en todos los casos estas serían admitidas, sin importar que adolecieran de errores o contuvieran solicitudes disparatadas, con la meta de que los demandados, sus antiguos clientes, eventualmente fallaran en alguna parte de los laberínticos procesos judiciales.

Así que es cierto, el infierno está lleno de abogados y Jesús Samuel Neri Gutiérrez lo hizo arder.

Al final, Jesús Samuel Neri Gutiérrez es un animal de aguas turbias, no puede ir en contra de su naturaleza. Las rémoras son peces que se adhieren a animales de mayor tamaño, casi siempre tiburones, con la intención de ser trasladados de un sitio a otro y de alimentarse de lo que ellos dejan. Succionan, utilizan y estorban a quienes les sirven de nodrizas; esa es su faena.

Hasta hoy Jesús Samuel Neri Gutiérrez está escondido como una rata entre sus artilugios, ardides y mentiras; protegido por jueces, sin dar la cara, esperando, supongo, que un día todas sus armas funcionen y pueda tener otros 5 minutos de fama en aguas abiertas y en alerta de su siguiente víctima, porque no se va a detener,  quienes han aprendido a alimentarse de la sangre de los demás, no se detienen jamás.

Redes de corrupción judicial

¿Cómo es que Jesús Samuel Neri Gutierrez ha logrado, a través de los años, golpes judiciales sin fundamento y con tan poco esfuerzo?

La respuesta tiene nombre, apellido y cargo: es el Juez 14 de lo Familiar de la Ciudad de México, Victor Manuel Rocha Segura.

Si bien es sabido que Jesús Samuel Neri Gutierrez goza de los favores de algunos jueces de la Ciudad de México, gracias a las relaciones de su padre quien, en su momento, también fue Juez en el DF.

En lo particular, el rol de este Juez es interesante ya que gracias a que en diferentes litigios le ha brindado todas las facilidades a Jesús Samuel Neri Gutierrez.

¿Te hacen falta documentos a la demanda? No hay problema, me los pasas luego.
¿Tu demanda carece de sentido? No hay problema, la admito y la vamos trabajando.
¿Tus pretensiones son ilógicas? No hay problema, acá las justificamos.
¿Quieres una pension alimenticia a modo? Pues vas
¿De a cuánto la pension compadre? De mas de un kilo, mi cliente, la P…l tiene lana
¿No quieres pasarle pension a tus hijas? Aquí lo trabajamos
¿Una auto demandita para no pagar pension? ¿Pues dónde más?

Si, la vida profesional de Neri y Rocha están repletas de historias de corrupción y trafico de influencias; por ejemplo su padre José Samuel Neri Rivera en cierta ocasión y, por instrucciones del multicitado Juez Victor Manuel Rocha Segura, intentó a amedrentar a un Magistrado de nombre Juan Luís González Alcántara.

¿La razón para amedrentarlo? el entonces Magistrado Juan Luís González Alcántara pretendía quitarle al Juez 14 los asuntos de Jesús Samuel Neri Gutierrez y así pues… adiós negocios para este y para el Juez Victor Manuel Rocha Segura.

Lo único con lo que no contaban Jesús Samuel Neri Gutierrez, José Samuel Neri Rivera y Victor Manuel Rocha Segura era que, a la postre, ese Magistrado a quien quisieron amedrentar terminaría por ser designado como Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y pues para enemigo que se echaron encima.

El Juez Rocha a lo largo de los años se convirtió en un cabildero de asuntos familiares, en un mercenario de los Tribunales donde todo tiene un precio y la justicia no es para los pobres.

“El Victor” como le dicen los litigantes, se ha asociado con muchos de estos leguleyos para llevar juicios a modo e incluso que caigan en su juzgado, el 14 Familiar de la Ciudad de Mexico ¿o en su mina de oro?.

Tan es así, que el mismo proceso de pago de pension alimenticia de Jesus Samuel Neri Gutierrez, promovido por su actual esposa en contubernio con este ultimo para no pagarle ni un peso a sus hijas, curiosamente cayo en el mismo juzgadito 14 Familiar, ¿no se les hace un poco extraño? Si tienen dudas consulten, o les hacemos llegar el expediente completito: Expediente 142/2017, Juicio de Alimentos.

Bueno, en este juzgado el Juez Rocha, le disminuyo a Neri Gutierrez el pago de la pension decretada desde el año 2005 en un juzgado del Estado de Mexico: Juzgado 10 Familiar de Primera Instancia de Tlalnepantla con residencia en Huixquilucan, expediente 07/2005.

Victor Manuel Rocha Segura se fue convirtiendo en una ratota de la Colonia Doctores, dependiente de los litigantes por todo lo que le saben y les debe este ultimo, incluso hasta los servicios sexuales que este Juez, Victor Manuel Rocha Segura, ha solicitado le paguen a cambio de acuerdos y resoluciones de su juzgado.

¿Y las autoridades del Tribunal de Justicia de la Ciudad de México?

Domicilios fantasma

Si usted va a contratar los servicios de Jesús Samuel Neri, o va a ser demandado por este abogado, prepárese ya que los domicilios que señala en Bosques de las Las Lomas y/o en la Anzures distan mucho de los domicilios que en realidad usa para sus negocios turbios. Utilizar domicilios fantasma en zonas de difícil acceso son lo suyo.

No demandarás a la UNAM

De esas casualidades de la vida, un buen amigo nos presentó. Cuando me contó que había trabajado con X, no podía creer mi suerte. Le pregunté por qué ya no trabajaba con él y comenzó su explicación:

– “Era un buen tipo, muy luchón, algunos hasta lo admirábamos, pero hace unos años empezó a pelear con todo y contra todos, similar a su papá ¿lo recuerdas? Y si no opinabas como él, estabas en su contra. Se alejó de familia y amigos, incluso se percibía tenía un complejo de inferioridad. Cree que todo es pelear, hasta demandó a la UNAM.

– ¿Pero cómo? ¿a la UNAM? ¿no estudió ahí?

– Así es, pero tras años de dar clases empezó a dedicarse a todo menos a trabajar, faltaba todo el tiempo y terminó bien peleado. Demandó a la UNAM en 2010 inventando que tenía la asignatura y que era un profesor ejemplar, que tenía un sueldo más alto del real y más prestaciones siendo que era profesor interino. Cuando le quitaron las clases incluso amenazó al entonces Director de la Facultad de Derecho. Hasta un acta por violencia se levantó.

Claro que Neri inventó que él había sido el afectado. La UNAM contestó la demanda, pero Neri se dedicó a alargar y complicar el juicio.

– ¿Y cómo terminó el juicio?, le pregunto

– No dudo que siga. En una de esas logra “convencer” al Presidente de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje y termina recibiendo una buena cantidad hasta por salarios caídos…

Si, el 14 de mayo de 2010, Jesús Samuel Neri Gutiérrez presentó una demanda laboral en contra de Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la Universidad Nacional Autónoma de México por el pago de prestaciones por rescisión de la relación laboral. El juicio quedó radicado bajo el número de expediente 360/2010. Las prestaciones reclamadas, entre otras, son los salarios caídos; 120 días de salario; 20 días de trabajo por año; indemnización; pago de prima de antigüedad; vacaciones y prima vacacional.

Los representantes legales asentados en la demanda fueron: Lic. Juan José González, Lic. Esteban Cantú-Espinoza, Lic. Rubén Israel Martínez Medina, Lic. Griseida Garcia Dominguez, Lic. Adriana Oliver Rangel y Armando Rivera Vázquez.

La justificación de la demanda se basó en que el demandado alegó acoso, hostigamiento y persecución de algunos funcionarios de la Facultad, ya que supuestamente inventaron actos en su contra (más de tres faltas injustificadas en la impartición de su cátedra en un mes), porque el acta que le notificaba el inicio de la investigación administrativa contenía la precisión acerca de que al acumular tres faltas, era procedente la rescisión del contrato. Además, indica el actor, la fecha de la audiencia se fijó fuera de su horario de clases, hecho que contraviene el Contrato Colectivo de Trabajo del Personal.

¿Quieres consultar la demanda de Jesús Samuel Neri contra la UNAM?

Dale click aquí.

¿Qué ocurre dentro de la cabeza de Jesús Samuel Neri Gutiérrez?

¿Qué ocurre dentro de la cabeza de Jesús Samuel Neri Gutiérrez? 

¿En qué piensa cuando decide abusar del Derecho? 

¿Cómo elige a sus víctimas?

¿Bajo qué circunstancias determina aprovecharse de los privilegios que tiene como abogado? 

¿Se encontrará en pleno uso de sus facultades mentales? 

¿Estará cuerdo?  

Si usted llega a tener acceso a los expedientes judiciales en los que Jesús Samuel Neri Gutiérrez ha extorsionado, abusado e intimidado a inocentes, podrá ver su firma y, tal vez allí, encontrará pistas para responder estas preguntas. 

La firma de Jesús Samuel Neri Gutiérrez refleja que es una persona que busca ser el centro de atención, es egocéntrico, confía en sus cualidades y virtudes (cualesquiera que estas sean). Posee grandes expectativas respecto de la vida y tal vez por eso, al no cumplir con las expectativas de su padre, decidió lograr el éxito económico sin importarle los métodos.

Su firma es la de una persona con una necesidad desmedida por el poder, afín con la avaricia y el dominio. Cumple con lo que promete (o con lo que amenaza) aunque eso implique pasar por encima de otras personas o violar la ley.

La firma de Jesús Samuel Neri Gutiérrez posee características definitivas de su forma de ser; nos habla sobre su temperamento subido y su libido, esa libido que lo ha llevado a mantener relaciones extramaritales; primero con su cuñada y ahora con una vendedora de seguros a quien frecuenta en el Club Mundet, a quien ve para comer en el restaurante Bellinghausen y con la que duerme frecuentemente en Cocoyoc. 

Según su firma, Jesús Samuel Neri Gutiérrez es una persona ambiciosa, ostentosa y frívola. Se considera a sí mismo como superior a todos, es manipulador, déspota, egoísta, envidioso y en la mayoría de las ocasiones su orgullo le hace tomar decisiones, no siempre las mejores o las más éticas o las más honestas. Muestra a un individuo cuya actitud no considera a los demás y cuyo liderazgo y dotes de mando mal manejadas se han convertido en actitudes impositivas, de sobreautovaloración y sed de poder. 

Esa firma determina que su actitud llevada de la perseverancia a la obstinación es motivada por su desmedida ambición, ya que le da una exacerbada importancia a las cuestiones materiales y superficiales. Una persona que tiene dichas características es vulnerable a caer en conductas delictivas relacionadas con manejo de efectivo, valores, bienes y joyas; ese es Jesús Samuel Neri Gutiérrez. 

Las personas con un perfil como el de Jesús Samuel Neri Gutiérrez suelen presentar una imagen positiva ante los demás que les ayude a ganarse su confianza para poder actuar con libertad, sin embargo, también pueden tener reacciones agresivas cuando han perdido el control de la situación o se sienten perjudicados. Son individuos a los que trabajar bajo mucha presión les puede ocasionar la toma precipitada de decisiones pues también presentan una bajísima o casi nula tolerancia a la frustración. 

Jesús Samuel Neri Gutiérrez es, según esa firma que ha usado contra propios y extraños, una persona cuyos resentimientos le despiertan una alta inseguridad por lo que se ha convertido en un ser hermético y casi impenetrable que no es bien observando y puede llegar a ser muy distraído. El conjunto de los trazos de su firma reflejan que no controla su temperamento, reacciona con agresividad ¿les suena familiar? e incluso con violencia y que no tiene la habilidad de regular sus emociones. Tiene una dependencia alta a las relaciones íntimas y gusto por la expresión de su sexualidad. 

La combinación de todos esos factores lo han convertido en una persona intransigente, ya que los trazos de su firma revelan total desequilibrio entre su “Yo” manifestado y su “Yo” íntimo. La convivencia con otros puede llegar a ser severamente conflictiva por su propensión al individualismo y su afán por conseguir logros económicos y profesionales. Jesús Samuel Neri Gutiérrez suele traicionar e invadir a los que están cerca de él, lo cual le causa mayor frustración, ya que su baja autoestima le provoca exageradas necesidades de afecto y reconocimiento y al mismo tiempo aleja a las personas con sus actitudes deshonestas y hostiles. 

Ese es Jesús Samuel Neri Gutiérrez según su firma, esa que ha usado para traicionar por años. 

No debes traicionar a la familia

Jesús Samuel Neri lo sabe, no debe desearla, pero que atracción tan fuerte siente por una mujer que en otra situación nunca le hubiera dado una oportunidad. Ojos claros, expresivos, mirada fuerte, de esas que tienen quienes saben conseguir lo que quieren, piel morena clara, cuidado cabello castaño, delgada, todo el atractivo que él siempre ha deseado.

Cualquier mujer no lo pensaría siquiera, pero ella es atrevida, es decidida. Desde pequeña ha visto que es normal pasar por encima de todos, aunque sea de su misma familia; hay que carecer de temor de Dios para aceptar ser seducida por el esposo de tu hermana mayor. Le resulta fácil simular que está sola por llamarse una mujer fuerte, independiente, una mujer “de carácter”, pero así solo cubre sus deseos reales

Jesús Samuel Neri siempre luchó por pertenecer y, al fin, lo había logrado. Había sido recibido en la familia de su actual esposa y él había demostrado ser de los suyos. Esto no es sencillo cuando toda la vida prescindes de un núcleo familiar.

¿Cómo renunciar al grupo que tan bien te ha recibido?

¿Cómo traicionar al grupo que tan bien te ha recibido?

Su madre no había aceptado a su actual esposa y él se había rebelado contra esto. Pero ¿rebelarse contra su nuevo clan?

Jesús Samuel Neri le teme a sus padres, a los propios, pero más aun a los de ellas dos. Y es que su vida transcurre alrededor de la casa familiar de su esposa. Una casa que transpira deseos de poder y dinero, un poder al que él también aspira, así como a la aprobación de la nueva familia política. 

Si “su señora” se enterase de lo que siente por su hermana, moriría para Jesús Samuel Neri toda esa esperanza de poder, dinero y aprobación.

Encantado aceptará que su cuñada llegue a su casa, cene ahí, incluso que duerma en ella. Pretextos no faltarán para estar cerca y que todo siga pareciendo tan normal, tan familiar. Ella, gustosa, seguramente apoyará todas sus causas y trabajará para él. ¿Qué puede hacer él para tenerla cerca? Tenerla trabajando a su lado, darle un regalo ocasional que no llame la atención, pedir su consejo, hacerle una sutil invitación a su restaurante favorito donde crea que no puedan ser fotografiados.

Así, Jesús Samuel Neri se mantiene cercano, vigilante, protegiendo por el momento, su más letal arma de supervivencia.

Defraudación Fiscal

Jesús Samuel Neri Gutiérrez está vinculado, por lo menos, en dos redes de evasión fiscal radicadas en Jalisco.

En lo personal, no cuenta con registros laborales a partir del 2019, siendo su último empleador Rye Asesoría Inmobiliaria y Jurídica S.C. Así mismo, a partir del 2014 dejó de percibir ingresos, por parte de la empresa dela que es socio, es decir, ISC Administradora de Cartera S. C.

A partir de ese año,Jesús Samuel Neri Gutiérrez empezó a tener percepciones por honorarios a cargo de las siguientes personas y empresas:

2014

Héctor Daniel Marruquín Maldonado: $600,000 Pesos.
Mendiola y Kaufer Motriz, S de R.L. de C.V: $500,000 Pesos.

2015

Mendiola y Kaufer Motriz, S de R.L. de C.V: $5,019,357 Pesos.
Copireparaciones, S.A de C.V: $920,000 Pesos.

Ahora bien, entre la persona y las empresas señaladas existe una relación de negocios:

Héctor Daniel Marruquín cuanta con el mismo domicilio fiscal de la empresa Mendiola y Kaufer Motriz, ubicado en Manuel Acuña 2790, Residencial Juan Manuel, Guadalajara Jalisco; domicilio que a todas luces se encuentra abandonado. Así mismo, la empresa Medio y Kaufer Motriz, no cuenta con registro de empleados ante el IMSS.

Los socios de las dos empresas son personas físicas con un perfil socioeconómico bajo, lo que permite asumir que lo más probable es que se trate de prestanombres; un dato relevante es que esos accionistas fueron registrados como tales durante el mismo periodo en el que se le pagaron honorarios a Jesús Samuel Neri Gutiérrez.

Un dato interesante sobre la facturación emitida por Mendiola y Kaufer Motriz es que las personas físicas que percibieron ingresos, por salarios u honorarios, suelen aparecer registradas en las facturas emitidas a clientes por esa empresa. Dado que el 95% de los clientes de Mendiola y Kaufer Motriz son personas físicas, y que Jesús Samuel Neri Gutiérrez aparece registrado en el 2015, el mismo añoren el que esta empresa le pagó por honorarios, es de suponer que todo el listado de clientes de la empresa son personas físicas que percibieron ingresos por Mendiola y Kaufer Motriz, empresa que entre 2015 y 2016 tuvo una operación financiera por un aproximado $150,000,000 de Pesos.
Resulta evidente que, debido a las irregularidades encontradas ante el IMSS, a la incongruencia del perfil socioeconómico de los socios de Copireparaciones y Mendiola y Kaufer y al hecho de que los domicilios fiscales se encuentran abandonados, es altamente probable que estas formen parte de la estructura de una organización de evasión fiscal, gracias a la cual Jesús Samuel Neri Gutiérrez obtuvo ingresos por mas de $7,000,000 de pesos entre 2014 y 2016.

Respecto de las empresas en las que Jesús Samuel Neri Gutiérrez posee participación accionaria, de igual manera, se detectó una posible red de evasión fiscal en Jalisco con un volumen de operaciones anuales de aproximadamente $200,000,000 de Pesos entre 2016 y 2017.

ISC Administradora de Cartera (Jesús Samuel Neri Gutiérrez posee el 33.33% de las acciones): Entre 2016 y 2017 desvió mediante la empresa Forza Recursos, S.C. $2,436,000 Pesos.

E-Volution Import Export, S.A. de C.V. (Jesús Samuel Neri Gutiérrez posee el 50% de las acciones): En 2017 desvió mediante Forza Recursos $1,276,000 Pesos.

Neri Abogados y Asociados S.C. (Jesús Samuel Neri Gutiérrez posee el 15% de las acciones): En 2017 desvió mediante Forza Recursos $2,436,000 Pesos.

Forza Recursos fue constituida en 2014 y en 2017 fue incluida en el listado de “Empresas que facturan operaciones simuladas” emitido por el SAT y, a la fecha, su domicilio ubicado en la calle de Pavo 135, interior 1007 en Guadalajara se encuentra abandonado.

Forza Recursos entre 2015 y 2017registró ingresos aproximados de $1,000,000,000 de Pesos y el 80% de esos ingresos fueron canalizados a 8 empresas:

Infraestructura Ulter, S.A. de C.V.
Queranda, S.A. de C.V.
Vrunger, S.A. de C.V.
Rchepe Constructora, S.A. de C.V.
Sparza Suministros, S.A. de C.V.
Hukoconstrucciones, S.A. de C.V.
Tuto Comercializadora, S.A. de C.V.
Monrat, S.A. de C.V.

Todas estas empresas poseen la misma fecha de constitución, tienen los mismos socios accionistas y tienen los mismos representantes legales y apoderados.

Entre 2015 y 2017 Queranda y Vrunger desviaron más de $60,000,000 de Pesos, la mayoría proveniente de Forza Recursos a Infraestructura Ulter, cuya administradora única es Vanessa Betzabé Rivera Álvarez, al igual que de Forza Recursos.